Causas de síncope

Los desmayos, también llamado síncope, es una breve y repentina pérdida de la conciencia y la postura causados ​​por la disminución del flujo de sangre al cerebro.

Causas de síncope

Hay muchas condiciones diferentes que pueden causar desmayos. Éstas incluyen problemas del corazón tales como latidos cardíacos irregulares, convulsiones, niveles bajos de azúcar (hipoglucemia), anemia (una deficiencia en las células sanas que llevan el oxígeno) y problemas con el funcionamiento del sistema nervioso que regula la presión arterial. Algunos tipos de desmayos parecen ser hereditarios.

Mientras desmayos puede indicar una condición médica en particular, a veces pueden ocurrir en un individuo sano. El desmayo es un problema particular en los ancianos, ya que pueden sufrir lesiones graves por caídas cuando se desmayan. La mayoría de los episodios son muy breves. En la mayoría de los casos, la persona que ha desmayado recupera la conciencia completa en tan sólo unos minutos.

El desmayo es un problema común, que representan el 3% de las visitas a la sala de urgencias y el 6% de los ingresos hospitalarios. Pueden ocurrir en personas sanas. Una persona puede sentirse débil y aturdida (presíncope) o perder el conocimiento (síncope).

El desmayo puede tener una variedad de causas. Un simple episodio, también llamado ataque vasovagal o síncope neuralmente mediado, es el tipo más común de desmayo. Es más común en niños y adultos jóvenes. Un ataque vasovagal sucede porque la presión arterial disminuye, reduciendo la circulación al cerebro y causando la pérdida de la conciencia. Normalmente el ataque ocurre mientras se está de pie y con frecuencia está precedido por una sensación de calor, náuseas, mareos y visión "en gris". Si se prolonga el síncope, puede desencadenar una convulsión.

Puedes sufrir un simple desmayo debido a la ansiedad, el miedo, el dolor, la intensa tensión emocional, el hambre o el consumo de alcohol o drogas. La mayoría de las personas que sufren un simple desmayo no tienen ningún problema subyacente cardíaco o neurológico (nervios o cerebro).

Algunas personas tienen un problema con la forma en que su cuerpo regula la presión arterial, sobre todo cuando se mueven demasiado rápido para ponerse de pie después de estar acostados o sentados. Esta condición se llama hipotensión postural y puede ser lo suficientemente grave como para causar desmayos. Este tipo de desmayo es más común en los ancianos, las personas que recientemente pasaron por una larga enfermedad que las obligaron a guardar cama y las personas que tienen un tono muscular pobre.

Los factores que te exponemos a continuación, también pueden causar desmayos:

Las enfermedades del sistema nervioso autónomo

El sistema nervioso autónomo es la parte del sistema nervioso que controla funciones vitales involuntarias, como el latido del corazón, el grado en que los vasos sanguíneos se contraen y la respiración. Los problemas del sistema nervioso autónomo incluyen disautonomía aguda o subaguda, insuficiencia autonómica post-ganglionar crónica e insuficiencia autonómica pre-ganglionar crónica. Si tienes uno de estos trastornos, eres propenso a sufrir otros síntomas, como la disfunción eréctil (incapacidad para tener o mantener una erección), la pérdida del control del intestino y la vejiga, la pérdida de los reflejos normales de tus pupilas o disminución de la sudoración, lagrimeo y salivación.

Qué causa un síncope

Condiciones relacionadas con determinadas partes del sistema nervioso

Las condiciones que interfieren con las partes del sistema nervioso que regulan la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Estas condiciones incluyen la diabetes, el alcoholismo, la desnutrición y la amiloidosis (en la que una proteína cerosa se acumula en los tejidos y órganos). Si tomas algunos medicamentos para la hipertensión que actúan sobre los vasos sanguíneos, puedes ser más propenso a sufrir desmayos. Si estás deshidratado, lo que puede afectar a la cantidad de sangre en tu cuerpo y, por lo tanto, a la presión arterial, puedes ser más propenso a desmayarte.

Pronlemas cardíacos o de los vasos sanguíneos

Los problemas del corazón o de los vasos sanguíneos que interfieren con el flujo de sangre al cerebro. Estos pueden incluir el bloqueo cardíaco (un problema con los impulsos eléctricos que controlan el músculo cardíaco), problemas con el nódulo sinusal (un área especializada de tu corazón que lo ayuda a latir), arritmia (ritmo cardíaco irregular), un coágulo de sangre en el pulmones, una válvula aórtica del corazón anormalmente reducida o algunos otros problemas con la estructura de tu corazón.

Condiciones que pueden causar patrones inusuales de estimulación

Las condiciones que pueden causar patrones inusuales de estimulación de los nervios particulares. Estos incluyen el síncope miccional (desmayo durante o después de orinar), neuralgia del glosofaríngeo (desmayo debido a la inflamación y el dolor en un nervio particular de la boca); síncope por la tos (desmayo después de una intensa tos), y síncope por estiramientos (desmayo que se produce al estirar el cuello y los brazos).

Hiperventilación

Si están intensamente ansioso o asustado y respiras demasiado rápido, puedes sentirte débil por la hiperventilación (tienes demasiado oxígeno y liberas el exceso de dióxido de carbono demasiado rápido).