Causas de sangrar por el ano

La rectorragia o el sangrado rectal, es un síntoma muy común. La causa habitual es un vaso sanguíneo inflamado o un pequeño desgarro alrededor del ano.

Causas de sangrar por el ano

Sin embargo, el sangrado rectal no debe ignorarse, ya que también puede ser el signo de una afección más grave de salud, incluido el cáncer de colon (cáncer de colorrectal).

La cantidad de sangre que se expulsa es muy variable. La gente en general toma conciencia del sangrado rectal cuando notan manchas de sangre en el papel higiénico o en la ropa interior, o cuando ven algunas gotas de sangre que tiñen el agua de la taza del inodoro. A menudo estos son signos reveladores de hemorroides o fisura anal, que es un pequeño desgarro en el ano.

Otros pueden notar mayores cantidades de sangre saliente o que la sangre se mezcla con las heces.

Como regla general, la sangre de color rojo brillante es la que se ha producido recientemente y significa que el sangrado proviene de la zona alrededor del ano. Si la sangre es más oscura, pegajosa o negra por lo general significa que su origen es un sangrado en el tracto digestivo superior.

Es importante que no trates de diagnosticar el problema por ti mismo, sino que busques consejo médico acerca de tus síntomas.

Las causas más comunes de sangrado rectal son:

Hemorroides

Las hemorroides, también llamadas almorranas, son vasos sanguíneos inflamados en el recto o el ano. Estos pueden causar sangrado al pasar las heces, una sensación de picazón alrededor del ano y en ocasiones dolor.

Las hemorroides varían en tamaño y pueden ocurrir ya sea dentro o fuera del ano. Cualquier persona puede verse afectada por las hemorroides, pero las mujeres embarazas y las personas de edades comprendidas entre 45 y 65 años son particularmente susceptibles.

Aproximadamente una de cada 10 personas con hemorroides pueden necesitar cirugía, pero hay una serie de otros tratamientos disponibles, incluyendo cremas para reducir la picazón. Aumentar la cantidad de fibra en tu dieta y beber mucha agua puede ayudarte a evitar el estreñimiento y la necesidad de hacer un esfuerzo en el inodoro, una de las principales causas de las hemorroides.

Fisuras anales

Una fisura anal es un pequeño desgarro en el revestimiento del canal anal. Se cree que la mayoría de los casos de fisuras anales son causadas cuando pasan heces grandes y duras produciendo daños en el canal anal. Este problema también puede ocurrir en personas cuyo tono del esfínter anal (el músculo que controla la apertura anal) está muy apretado y no puede relajarse para que pasen las heces.

Los síntomas habituales de una fisura anal son un dolor agudo al pasar las heces seguido de una sensación de ardor, y como consecuencia, ver la sangre roja brillante en el papel higiénico.

Hay dos tipos de fisuras anales:

Fisuras anales primarias: No se sabe exactamente qué causa las fisuras anales primarias, pero se cree que la mayoría se producen debido a un traumatismo, como el paso de las heces especialmente grandes o duras.

El daño por lo general se cura en pocos días. Sin embargo, una teoría es que algunas personas tienen un músculo del esfínter anal capaz de producir una tensión muscular más fuerte que la normal, por lo que este canal anal es más susceptibles a la rotura. El aumento de la presión también puede restringir el suministro de sangre y evitar que la zona dañada se cure.

Fisuras anales secundarias: Estas generalmente son causadas ​​por el estreñimiento, embarazo, infecciones de transmisión sexual que afectan al ano y la enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

Gastroenteritis

La gastroenteritis es una infección viral o bacteriana del estómago y el intestino.

Los síntomas típicos de la gastroenteritis son la diarrea, que puede contener rastros de sangre y moco, vómitos, dolores de estómago, dolores de cabeza y una temperatura moderadamente alta.

Por lo general, expulsas heces sueltas y acuosas, tres veces o más en 24 horas. La mayoría de los casos de gastroenteritis no necesitan tratamiento médico ya que los síntomas pasan por sí solos al cabo de unos cuantos días.

Cáncer de intestino

El cáncer de colon o cáncer colorrectal, es cualquier tipo de cáncer que afecta al colon (intestino grueso) y al recto (ano).

Miles de personas son diagnosticadas con cáncer de intestino. Es el cuarto tipo de cáncer más común. Aproximadamente dos tercios de los cánceres colorrectales ocurren en el colon y un tercio se producen en el recto. El cáncer de colon se puede tratar con éxito en más del 90% de los casos, siempre y cuando se detecte de forma temprana.

Los principales síntomas a tener en cuenta son:

  • El sangrado anal.
  • Un cambio en tu hábito intestinal que dura más de tres semanas.
  • Dolor abdominal, especialmente si es grave.
  • Un bulto en tu vientre.
  • La pérdida de peso y cansancio.
Causas de sangre en heces

El principal problema de la detección de cáncer de intestino es que muchos de estos síntomas son también signos de otras condiciones. Por ejemplo, el sangrado anal puede ser causado ​​por otras condiciones aquí mencionadas. Los expertos destacan que es importante ser consciente de lo que es normal para ti y estar atento si notas algún cambio.

Enfermedad diverticular

La enfermedad diverticular recibe su nombre por los divertículos, que es un término médico utilizado para describir pequeñas bolsas que sobresalen del lateral del colon. Los divertículos son muy comunes y aumentan con la edad.

La mayoría de personas con divertículos no experimentan síntomas, pero aproximadamente un cuarto se encuentran mal.

Los síntomas típicos de la enfermedad diverticular son:

  • Dolor en la parte baja del abdomen.
  • Un cambio en los hábitos intestinales normales, como estreñimiento o diarrea, o episodios de estreñimiento que son seguidos por diarrea.
  • Distensión.
  • Sangrado del recto.

La enfermedad diverticular tiene una condición relacionada llamada diverticulitis que se produce al inflamarse un sólo divertículo o varios.

Divertículo de Meckel

El divertículo de Meckel es una protrusión hacia fuera (saco) que sobresale del intestino delgado cerca de la unión del intestino delgado y el colon. Está presente desde el nacimiento y se produce en un pequeño porcentaje de la población. Algunos divertículos de Meckel pueden segregar ácido, como el estómago, y el ácido puede causar ulceraciones en el revestimiento interior del divertículo o los tejidos del intestino delgado adyacentes al divertículo. Estas úlceras pueden sangrar. El sangrado de un divertículo de Meckel es la causa más común de sangrado gastrointestinal en niños y adultos jóvenes. El sangrado del divertículo de Meckel es indoloro, pero puede ser rápido y puede causar sangre de color rojo brillante, rojo oscuro o heces de color granate.

Enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn es una enfermedad crónica en la que el revestimiento del sistema digestivo se inflama, causando cicatrices y úlceras profundas.

Puede afectar a cualquier lugar desde la boca hasta el ano, pero afecta más comúnmente al intestino delgado y/o colon.

Los síntomas incluyen:

  • Diarrea crónica con moco o pus que a menudo contiene sangre.
  • Pérdida de peso.
  • Fiebre, dolor abdominal y dolor.
  • Sensación de una masa o plenitud en el abdomen.
  • Sangrado rectal.

Colitis ulcerosa

Como la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa se conoce como "enfermedad inflamatoria intestinal".

La colitis ulcerosa es una enfermedad de larga duración que inflama el revestimiento del colon y el recto. Las personas con colitis ulcerosa tienen úlceras pequeñas y pequeños abscesos en el colon y el recto que estallan periódicamente y causan heces con sangre y diarrea.

Proctitis ulcerosa

La proctitis significa inflamación del recto. Varias enfermedades diferentes pueden causar proctitis. Estas incluyen infección bacteriana o viral, colitis ulcerosa, colitis de Crohn, colitis isquémica o colitis por radiación.

La proctitis ulcerosa es una enfermedad inflamatoria crónica del colon debido a la hiperactividad del sistema inmunológico del cuerpo. Esta enfermedad puede causar dolor abdominal, diarrea, y diarrea con sangre (diarrea mezclada con sangre). En ocasiones, puede ocurrir sangrado rectal moderada o grave. La hemorragia se origina en las ulceraciones en el colon.

Colitis infecciosa

En raras ocasiones, las infecciones pueden causar sangrado rectal moderado o grave. Los ejemplos de infecciones que causan sangrado rectal incluyen Salmonella, Shigella, Campylobacter, C. difficile, E. Coli (Escherichia coli 0157:H7), y el citomegalovirus (todas las personas VIH positivas son portadoras del virus).

Colitis isquémica

La colitis isquémica es la inflamación del colon causada cuando el suministro de sangre al colon se reduce repentinamente. Esto sucede con mayor frecuencia debido a un coágulo de sangre que obstruye una pequeña arteria que suministra sangre a una parte del colon. La parte más común del colon afectada por colitis isquémica es la flexura esplénica (la parte del colon donde el colon transverso se une al colon izquierdo).

La reducción repentina en el flujo de sangre puede conducir a la ulceración del colon y causar la aparición repentina de dolor severo en el abdomen bajo seguido de sangrado rectal. La cantidad de sangre perdida durante un episodio de colitis isquémica generalmente es pequeña. El sangrado rectal y dolor abdominal de la colitis isquémica generalmente desaparecen por sí solos después de varios días. Las úlceras del colon por lo general sanan después de unos cuantos días más.

Vasos sanguíneos anormales (angiodisplasia)

Las colecciones anormales de los vasos sanguíneos agrandados se producen con frecuencia justo debajo del revestimiento interno del colon. Estos vasos anormales son llamados angiodisplasias. Las angiodisplasias generalmente se pueden ver fácilmente durante la colonoscopia como brillantes lesiones rojas en forma de araña justo debajo del revestimiento del colon.

Aunque las angiodisplasias pueden ocurrir en cualquier lugar en el colon, son más comunes en el colon derecho o ascendente. La causa de las angiodisplasias es desconocida, pero se producen cada vez con mayor frecuencia a medida que las personas envejecen. El sangrado de angiodisplasias es indoloro y puede resultar unas heces de color rojo brillante, rojo oscuro, marrón o negras. Las angiodisplasias también pueden causar hemorragia oculta y anemia por deficiencia de hierro.

Polipectomía

Los pólipos en el colon que se encuentran durante la colonoscopia, por lo general, se eliminan con un proceso llamado polipectomía. Puede producirse sangrado en el sitio dónde se ha retirado el pólipo después de unos días o semanas. Dicho sangrado se llama sangrado post-polipectomía retardado.

Causas poco frecuentes del sangrado rectal

En raras ocasiones, puede producirse una hemorragia rápida y severa en el tracto gastrointestinal superior, por ejemplo, de las úlceras de estómago o duodeno. Esto puede resultar en sangrado rectal rojo brillante. Otras causas raras incluyen una fuga de sangre en el tracto gastrointestinal cuando se rompe un vaso sanguíneo. Esto puede ocurrir cuando una úlcera del tracto gastrointestinal se erosiona en una arteria cercana o cuando un injerto arterial, por ejemplo, un injerto aórtico usado para reparar un aneurisma aórtico, se erosiona en el tracto gastrointestinal. Aún más raro es el sangrado de una úlcera rectal o tumores del intestino delgado.