Causas de otitis

Una infección del oído u otitis media, es la causa más común de dolor de oídos. Aunque esta condición es una causa frecuente de malestar infantil y a menudo se asocia con los niños, también puede afectar a los adultos.

Causas de otitis

La infección en el oído medio (el espacio detrás del tímpano donde los diminutos huesos captan las vibraciones y las pasan al oído interno) muy a menudo acompaña a un resfriado común, la gripe, u otros tipos de infecciones respiratorias. Esto es porque el oído medio está conectado al tracto respiratorio superior por un pequeño canal conocido como la trompa de Eustaquio. Los gérmenes que están creciendo en la nariz o los senos paranasales pueden subir hasta la trompa de Eustaquio y entrar en el oído medio para comenzar a crecer.

La mayoría de los padres están frustrantemente familiarizados con las infecciones de los oídos. Las infecciones del oído son una de las razones más comunes de las visitas al pediatra.

Las infecciones del oído no tratadas pueden conducir a complicaciones más graves, como la mastoiditis (una inflamación rara de un hueso adyacente al oído), pérdida de la audición, perforación del tímpano, meningitis, parálisis del nervio facial y posiblemente, en adultos, la enfermedad de Meniere.

El oído medio es un pequeño espacio detrás del tímpano que se supone debe estar bien ventilado por el aire que normalmente pasa por detrás de la nariz, a través de la trompa de Eustaquio, manteniendo el oído medio limpio y seco. Cuando no hay suficiente aire fresco ventilando el oído medio, como por ejemplo, cuando la trompa de Eustaquio se obstruye o se bloquea, la zona se vuelve húmeda, estancada y cálida, es decir, un caldo de cultivo perfecto para los gérmenes.

En los niños y los bebés, la trompa de Eustaquio a menudo es demasiado blanda o inmadura y tiene más dificultades para permanecer abierta. Las alergias, drenaje postnasal, sinusitis, los virus del resfriado común y problemas de adenoides pueden interferir con toda la capacidad de la trompa de Eustaquio para que el aire pase por el oído medio.

Cuando el médico ve que el tímpano está enrojecido y a menudo abultado, ya es capaz de hacer el diagnóstico de una infección de oído.

Para los niños, la causa más común de una infección de oído es una infección viral del tracto respiratorio superior, como un resfriado o la gripe. Estos trastornos pueden hacer que la trompa de Eustaquio esté tan inflamada que el aire no pueda fluir hacia el oído medio. Las alergias al polen, al polvo, a la caspa de animales o a los alimentos, pueden producir el mismo efecto que un resfriado o la gripe, de la misma forma que pueden provocarlos el humo del tabaco, los gases y otras toxinas ambientales. Las bacterias directamente pueden causar una infección de oído, pero por lo general estos organismos vienen de la mano de una infección viral o una reacción alérgica, de esta forma encuentran rápidamente su camino en el ambiente cálido y húmedo del oído medio. Las bacterias invasoras pueden causar grandes estragos, convirtiendo la inflamación en infección y provocar fiebre.

Las bacterias que más frecuentemente se encuentran en los oídos medios infectados son las mismas variedades responsables de muchos casos de sinusitis, neumonía y otras infecciones respiratorias. La vacuna antineumocócica conjugada es muy eficaz contra varias cepas de las bacterias más comunes que causan las infecciones del oído. Esta vacuna se administra rutinariamente a los bebés y niños pequeños para prevenir la meningitis, la neumonía y las infecciones sanguíneas. El pediatra de tu hijo debe asesorarte sobre el uso de esta vacuna, que puede ayudar a prevenir al menos algunas infecciones de oído.

Qué causa la otitis

Las infecciones del oído se presentan utilizando distintos patrones. Un único caso aislado, recibe el nombre de infección aguda del oído (otitis media aguda). Si la condición desaparece pero vuelve hasta tres veces más en un período de 6 meses (o cuatro veces en un solo año), se dice que la persona tiene infecciones recurrentes del oído (otitis media aguda recurrente). Esto suele indicar aue la trompa de Eustaquio no está funcionando bien. Una acumulación de líquido en el oído medio sin infección se llama otitis media con derrame u otitis media exudativa, una condición donde el líquido se queda en el oído porque no está bien ventilados, pero los gérmenes no han comenzado a crecer.

En los últimos años, los científicos han identificado las características de las personas con más probabilidades de sufrir infecciones recurrentes del oído medio:

  • Los hombres.
  • Las personas con antecedentes familiares de infecciones de oído.
  • Los bebés que son alimentados con biberón (los bebés amamantados sufren menos infecciones de oído).
  • Los niños en las guarderías.
  • Las personas que viven en hogares con fumadores (fumadores pasivos).
  • Las personas con anomalías en el paladar, como el paladar hendido.
  • Las personas con sistemas inmunológicos deficientes o enfermedades respiratorias crónicas, como la fibrosis quística y el asma.