Causas de neumotórax

El neumotórax es el término médico para un pulmón colapsado. El neumotórax ocurre cuando el aire queda atrapado en el espacio alrededor de los pulmones, el espacio pleural. Esto puede provocar el colapso del pulmón y y ejercer presión sobre el corazón.

Causas de neumotórax

La condición varía en gravedad. Los pequeños neumotórax sin complicaciones pueden sanar por sí solos en la mayoría de los casos. Los casos más graves que implican grandes volúmenes de aire atrapado pueden llegar a ser mortales si no se tratan. El tratamiento puede incluir una "espera vigilante" combinada con reposo en cama, inserción de tubos en el pecho o procedimientos quirúrgicos más invasivos para resolver y evitar un mayor colapso del pulmón.

Pueden colapsarse uno o ambos pulmones después de una lesión en el pecho o como resultado de la enfermedad pulmonar subyacente. Las personas que participan en deportes como el montañismo o buceo SCUBA pueden experimentar un neumotórax debido a los cambios de altitud. El cambio brusco de la presión del aire puede desarrollar burbujas de aire en los pulmones y luego romperlas. Las ampollas rotas, llamadas vesículas, provocan el colapso pulmonar.

A veces se desconoce la causa del neumotórax.

Tipos de neumotórax

Hay dos tipos básicos de neumotórax: el neumotórax traumático (NT) y el neumotórax no traumático (NNT).

Neumotórax traumático

El neumotórax traumático ocurre generalmente después de haberse producido un traumatismo en la pared torácica o pulmonar. El trauma puede dañar estas estructuras y esto permite que el aire se filtre en el espacio pleural.

Algunos ejemplos de traumas que pueden causar NT incluyen:

  • Impacto del airbag en un accidente de tráfico.
  • Duro golpe en el pecho por la práctica de un deporte de contacto (por ejemplo, un placaje en rugby).
  • Herida de arma blanca en el pecho.
  • Procedimientos médicos que dañan el pulmón (por ejemplo, la inserción de tubos en el pecho, el uso de un respirador, las biopsias de pulmón y la administración de RCP).

El rápido tratamiento del NT es crítico. Los síntomas suelen ser graves, y podrían contribuir a complicaciones potencialmente mortales como el paro cardíaco, insuficiencia respiratoria y shock.

Neumotórax no traumático

El NNT no se produce después de una lesión. En lugar de ello, sucede de forma espontánea. Hay dos tipos principales de NNT:

  • El neumotórax espontáneo primario (NEP) se produce en individuos que nunca han sido diagnosticados con una enfermedad pulmonar.
  • El neumotórax espontáneo secundario (NES) se produce en personas con problemas pulmonares conocidos.
Qué causa un neumotórax

Algunas condiciones que aumentan el riesgo de NES incluyen:

  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (enfisema, bronquitis crónica).
  • Infección aguda/crónica (tuberculosis, neumonía).
  • Cáncer de pulmón.
  • Fibrosis quística (enfermedad pulmonar genética que causa la acumulación de moco en los pulmones).
  • Asma (enfermedad obstructiva crónica inflamatoria de las vías respiratorias).

El hemoneumotórax espontáneo (HNE) es un subtipo raro de neumotórax espontáneo. Se produce cuando la sangre y el aire llenan la cavidad pleural, sin ningún trauma reciente o antecedentes de enfermedad pulmonar.

Factores de riesgo del neumotórax

Los factores de riesgo difieren entre los tipos neumotórax, traumáticos y no traumáticos.

Los factores de riesgo para NT incluyen:

  • La práctica de deportes de contacto duros (por ejemplo, el fútbol).
  • Realizar acrobacias que puede causar daños en el pecho.
  • Historial médico de combates violentos.

Las personas con mayor riesgo de neumotórax espontáneo primario son:

  • Jóvenes y delgados.
  • Hombres.
  • Con edades comprendidas de 10 a 30 años.
  • Afectadas por trastornos congénitos como el síndrome de Marfan.
  • Fumadores.
  • Expuestos a factores ambientales u ocupacionales, tales como la silicosis.
  • Cambios en la presión atmosférica y cambios climáticos severos (JThorac Dis).

El principal factor de riesgo para el neumotórax espontáneo secundario son personas diagnosticadas previamente con enfermedades pulmonares. Es más común en personas mayores de 40 años.