Causas de hipertensión

Cuando la sangre ejerce demasiada presión sobre las paredes de los vasos sanguíneos, se llama hipertensión o presión arterial alta. Por lo general, no se producen síntomas hasta que la condición se vuelve severa.

Causas de hipertensión

La hipertensión o presión arterial alta se produce cuando la presión dentro de los vasos sanguíneos es demasiado alta. Cuando el corazón bombea, envía la sangre a través de las arterias. La fuerza de la sangre contra las paredes de las arterias provoca presión. Cada vez que el corazón late, envía más sangre a las arterias, haciendo que la presión aumente. Entre latidos, cuando el corazón está en reposo, la presión disminuye.

Los profesionales de la salud miden la presión arterial al inflar un manguito de aire alrededor del brazo y escuchar el flujo de sangre con un estetoscopio a medida que el brazalete se desinfla. Ellos leen los números en base a cuando tu corazón late, que es la llamada presión sistólica y cuando el corazón está en reposo entre latidos, que recibe el nombre de presión diastólica. Una lectura de presión arterial normal está por debajo de 120 mm Hg sistólica y 80 mm Hg diastólica, esta presión arterial se puede escribir así, 120/80. Una lectura de la presión arterial de 140/90 o superior pueden ser un indicio de hipertensión.

La causa de la hipertensión es desconocida para el 90-95 por ciento de los casos, esto se llama hipertensión esencial o primaria. Cuando se conoce la causa de la hipertensión, se llama hipertensión secundaria; las causas incluyen anormalidades renales y de los vasos sanguíneos que por lo general, pueden ser corregidas.

Aunque los médicos no saben qué causa la hipertensión en la mayoría de los casos, sí que saben que algunos factores pueden empeorarla, como:

  • Fumar. La nicotina hace que los vasos sanguíneos se contraigan, lo que eleva la presión arterial y empeora la hipertensión.
  • Obesidad y sobrepeso. El exceso de peso puede poner más presión sobre el corazón. El ejercicio no sólo puede ayudar a perder peso, sino que se ha demostrado que la actividad física reduce la presión arterial por sí sola.
  • Estrés. Aunque no es una causa real de la hipertensión, el estrés puede desencadenar métodos de afrontamiento incorrectos, como comer en exceso y fumar, que pueden conducir a la hipertensión arterial.
  • Sal. El sodio hace que tu cuerpo retenga líquidos, lo que puede aumentar la presión arterial.
  • Alcohol. Beber más de una o dos bebidas alcohólicas al día puede empeorar la hipertensión en algunas personas.
Qué causa hipertensión

¿Cómo afecta la hipertensión a la salud?

Cuando el corazón bombea sangre, la sangre viaja por las arterias unidas al corazón y luego a los vasos sanguíneos que se vuelven más pequeños y más delicados. Los vasos sanguíneos más pequeños, conocidos como capilares, proporcionan a tu cuerpo el oxígeno. El aumento de la presión dentro de este sistema requiere que tu corazón trabaje más y puede dañar las arterias y los siguientes órganos al no estar recibiendo el suficiente oxígeno:

  • Tu cerebro. La presión arterial alta puede causar que los diminutos vasos sanguíneos dentro de tu cerebro se rompan. Un vaso sangrante o coágulo en el cerebro pueden causar un accidente cerebrovascular.
  • Tus ojos. Si un vaso sanguíneo se rompe dentro del ojo debido a la hipertensión, puede causar visión borrosa y hasta ceguera.
  • Tus riñones. Si los vasos sanguíneos dentro de los riñones se vuelven demasiado estrechos, estos órganos pueden perder su capacidad para filtrar los productos de desecho de la sangre. Esto puede conducir a la insuficiencia renal, que puede requerir diálisis o un trasplante de riñón.
  • Tu corazón. El corazón es un músculo que necesita sangre oxigenada. Si no recibe suficiente oxígeno para funcionar correctamente o el flujo de sangre al corazón se bloquea, esto puede causar una angina de pecho o un infarto. Con el tiempo, la presión de tener que trabajar más duramente puede debilitar tu corazón, una condición conocida como insuficiencia cardíaca congestiva.

Recuerda: La hipertensión puede no mostrar ningún síntoma, pero eso no significa que la presión arterial alta no esté haciendo daño a tu cuerpo. Incluso los niños deben tener controlada su presión arterial, y si eres mayor de 21 años, debes controlar tu presión arterial regularmente. El tratamiento de la hipertensión comienza con cambios en el estilo de vida; se puede agregar la medicación si es necesario.