Causas de gota

La gota es una forma de artritis inflamatoria que se desarrolla en algunas personas que tienen altos niveles de ácido úrico en la sangre. El ácido puede formar cristales en forma de aguja en una articulación y causar episodios repentinos y severos de dolor, sensibilidad, enrojecimiento, calor e hinchazón.

Causas de gota

¿Cuáles son las etapas de la gota?

Hay varias etapas de la gota:

La hiperuricemia asintomática es el período antes del primer ataque de gota. No hay síntomas, pero los niveles de ácido úrico en la sangre son altos y los cristales se forman en las articulaciones.

La gota aguda o un ataque de gota, que ocurre cuando algo (como por ejemplo, una noche que has bebido alcohol) hace que los niveles de ácido úrico se disparen o empujen los cristales que se han formado en una articulación, lo que provoca el ataque. La inflamación y el dolor resultante generalmente ataca por la noche y se intensifica durante las próximas de ocho a 12 horas. Los síntomas se alivian al cabo de unos días y es probable que desaparezcan de una semana a 10 días. Algunas personas nunca experimentan un segundo ataque, pero se estima que 60 por ciento de las personas que tienen un ataque de gota tendrán un segundo al cabo de un año. En general, el 84 por ciento puede experimentar otro ataque en tres años.

La gota de intervalo es el tiempo entre ataques. Aunque no hay dolor, la gota no se ha ido. La inflamación de bajo nivel puede dañar las articulaciones. Este es el momento de empezar a gestionar la gota, a través de cambios de estilo de vida y medicamentos, para prevenir futuros ataques o gota crónica.

La gota crónica se desarrolla en personas con gota cuyos niveles de ácido úrico se mantienen altos durante varios años, los ataques se vuelven más frecuentes y el dolor puede no desaparecer como solía hacerlo. Se puede producir daño en las articulaciones, que puede conducir a una pérdida de la movilidad. Con la gestión y el tratamiento adecuado, esta etapa se puede prevenir.

Factores de riesgo de la gota

Genes: Si los miembros de tu familia tienen gota, eres más propenso a desarrollarla. Otras condiciones de salud como el colesterol alto, la presión arterial alta, diabetes y enfermedad cardiaca pueden aumentar tu riesgo.

Medicamentos: Los medicamentos diuréticos o "píldoras de agua" tomados para la presión arterial alta, pueden elevar los niveles de ácido úrico; de la misma forma, algunos medicamentos que suprimen el sistema inmunológico, como los que toman los pacientes con artritis reumatoide y psoriasis, así como los receptores de trasplantes, pueden resultar en unos niveles altos de ácido úrico.

Sexo y edad: La gota es más común en hombres que en mujeres hasta aproximadamente los 60 años. Los expertos creen que el estrógeno natural protege a las mujeres hasta ese momento.

Dieta: Comer carnes rojas y mariscos aumenta tu riesgo.

Alcohol: Para la mayoría de la gente, más de dos copas de licor o dos cervezas al día, puede aumentar el riesgo de gota.

Refrescos: La fructosa en los refrescos dulces se ha demostrado recientemente que puede aumentar el riesgo de gota.

Obesidad: Las personas obesas corren un mayor riesgo de gota, y tienden a desarrollarla a una edad más joven que las personas de peso normal.

Cirugía de bypass: Los que han sido sometidos a cirugía de bypass gástrico también tienen un mayor riesgo.

La gota que parece venir de repente, a menudo en la forma de un dedo gordo dolorosamente hinchado o una articulación menor. En realidad, es el resultado final de un proceso que ha estado ocurriendo en el cuerpo durante un tiempo.

Qué causa gota

La causa subyacente de la gota es diferente de los factores que desencadenan un ataque de gota. La gota es el resultado de un exceso de ácido úrico en el cuerpo, una condición llamada hiperuricemia.

El ácido úrico es una sustancia que normalmente se forma cuando el cuerpo descompone las purinas, que se encuentran en las células humanas y en muchos alimentos. El ácido úrico es transportado por la sangre a los riñones y se elimina a través de la orina. Sin embargo, algunas personas ya sea por sobreproducción de ácido úrico o porque producen una cantidad normal, pero sus riñones no pueden procesarlo de manera eficiente y por lo tanto, se produce una acumulación del exceso de ácido úrico. Algunas, pero no todas, pueden desarrollar gota.

El estilo de vida, una dieta alta en ciertos alimentos ricos en purina, la obesidad y el consumo excesivo de alcohol, especialmente el consumo de cerveza fuerte, también pueden contribuir al desarrollo de la hiperuricemia y la gota.

Disparadores de la gota

Los disparadores médicos o de salud de la gota son:

  • Lesión de la articulación.
  • Cirugía o repentina, enfermedad grave.
  • Infección.
  • Tomar ciertos medicamentos diuréticos para la presión arterial alta, hinchazón en las piernas (edema) o insuficiencia cardiaca.
  • Tomar el medicamento ciclosporina.
  • Comenzar un tratamiento para bajar el ácido úrico.
  • Quimioterapia.

Estilo de vida que desencadena de la gota:

  • Las dietas estrictas y el ayuno.
  • Beber demasiado alcohol.

  • Comer porciones grandes de ciertos alimentos ricos en purinas (carnes rojas o mariscos).
  • Deshidratación (no tener suficiente líquido).
  • Refrescos dulces.