Causas de ganglios inflamados

Los ganglios linfáticos inflamados suelen ser un signo de infección y tienden a reducirse a medida que te recuperas. Sin embargo, a veces pueden estar provocados por una causa más grave y necesitar una revisión médica para diagnosticarlos correctamente.

Causas de ganglios inflamados

Los ganglios linfáticos (también llamados nódulos linfáticos) son bultos de tejido del tamaño de un guisante que contienen las glóbulos blancos o leucocitos de la sangre. Estos ayudan a combatir las bacterias, virus y cualquier otro enemigo que cause una infección. Son una parte importante del sistema inmune y se encuentran en todo el cuerpo.

Las glándulas pueden hincharse hasta más de unos cuantos centímetros en respuesta a una infección o enfermedad. Las glándulas inflamadas, afección médicamente conocida como linfadenopatía, se pueden notar debajo de la barbilla o en el cuello, las axilas o las ingles. En estas zonas se pueden encontrar en grupos más grandes y por lo tanto, más evidentes al tacto.

Hay muchos tipos de infección que pueden causar inflamación de los ganglios, como el resfriado o la fiebre glandular. Con menos frecuencia, las glándulas inflamadas pueden ser causadas por una condición no infecciosa, como la artritis reumatoide o incluso el cáncer.

Consulta a tu médico de cabecera si tienes las glándulas inflamadas y:

  • No se han reducido al cabo de unas cuantas semanas o están cada vez más grandes.
  • Cuando las tocas las notas duras o no se mueven al presionarlas un poco.
  • También tienes dolor de garganta y te resulta difícil tragar o respirar.
  • También has experimentado una pérdida inexplicable de peso, sudoración nocturna o una temperatura elevada persistente (fiebre).
  • No tienes signos evidentes de infección, pero no te encuentras bien.

Si es necesario, el médico de cabecera puede solicitar algunas pruebas para ayudar a identificar la causa. Estas pueden incluir un análisis de sangre, una ecografía o tomografía computarizada (TC) y/o una biopsia (donde se toma una pequeña muestra del líquido que provica la hinchazón y se estudia).

Las glándulas inflamadas son causadas generalmente por una infección viral o bacteriana relativamente menor, incluyendo:

  • Resfriado.
  • Amigdalitis.
  • Fiebre glandular.
  • Infección de garganta.
  • Infección de oído.
  • Absceso dental.
  • Celulitis (infección de la piel).

A menudo, las glándulas en el área afectada de repente se vuelven sensibles o dolorosas. También puedes experimentar otros síntomas, como dolor de garganta, tos o fiebre.

Estas infecciones generalmente desaparecen por sí solas, y los ganglios inflamados se reducen en pocos días. Normalmente sólo necesitas beber mucho líquido, descansar y aliviar los síntomas en casa tomando medicamentos sin receta como el paracetamol o el ibuprofeno.

Consulta con el médico de cabecera si tus síntomas no mejoran al cabo de unas cuantas semanas.

Otras causas

Existen causas menos comunes para la inflamación de las glándulas. Con menos frecuencia, las glándulas inflamadas pueden ser el resultado de:

  • Rubéola: Infección viral que causa una erupción cutánea rojiza/rosada compuesta por pequeñas manchas.
  • Sarampión: Una enfermedad viral altamente infecciosa que causa distintivas manchas rojas o marrones en la piel.
  • Citomegalovirus (CMV): Un virus común que se propaga a través de los fluidos corporales, como la saliva y la orina.
  • Tuberculosis (TB): Una infección bacteriana que causa tos persistente.
  • Sífilis: Una infección bacteriana, por lo general transmitida por relaciones sexuales con alguien infectado.
  • Enfermedad por arañazo de gato: Una infección bacteriana causada por un arañazo de un gato infectado.
  • VIH: Un virus que ataca el sistema inmunológico y debilita tu capacidad para combatir infecciones.
  • Lupus: Condición en la que el sistema inmunológico comienza a atacar las articulaciones, la piel, las células y los órganos sanguíneos del cuerpo.
  • Artritis reumatoide: Condición en la que el sistema inmunológico comienza a atacar el tejido que recubre las articulaciones.
  • Sarcoidosis: Pequeños parches de tejido inflamados y de color rojizo, llamados granulomas, que se desarrollan en los órganos del cuerpo.
Por qué se inflaman los ganglios

¿Podría ser cáncer?

De vez en cuando, las glándulas inflamadas pueden ser un signo de cáncer que se ha iniciado en otras partes del cuerpo y se ha diseminado a los ganglios linfáticos, o un tipo de cáncer que afecta a las glóbulos blancos, como el linfoma no Hodgkin o leucemia linfocítica crónica.

Es más probable que la inflamación de las glándulas sea provocada por un cáncer si:

  • No desaparecen en unas cuantas semanas y poco a poco se hacen más grandes.
  • No duelen pero se notan firmes o duras cuando se tocan.
  • Tienes otros síntomas, como sudores nocturnos y pérdida de peso.

Habla con tu médico de cabecera si tus glándulas llevan hinchadas más de un par de semanas. La hinchazón es probablemente el resultado de una condición no cancerosa, pero lo mejor es estar seguros de obtener un diagnóstico adecuado.