Causas de diarrea

La diarrea es una enfermedad incómoda, desagradable y que casi todo el mundo la ha sufrido en algún momento de su vida. Las cosas cotidianas como los alimentos, medicamentos o el estrés pueden causar diarrea. Sin embargo, la diarrea a veces puede ser señal de una condición médica subyacente. Si la diarrea no se detiene pasados unos días, sigue leyendo para aprender sobre algunos factores desencadenantes comunes y cómo les puedes hacer frente.

Causas de diarrea

Causas bacterianas de la diarrea

Las bacterias forman parte de la vida cotidiana, y, normalmente, las bacterias y los seres humanos conviven en harmonía. Sin embargo, algunas bacterias pueden causar estragos en tu bienestar digestivo. Estos diminutos insectos encuentran terreno fértil en las carnes crudas, huevos, marisco y leche sin pasteurizar.

Los casos de contaminación de los alimentos que causan la diarrea son raros en los países desarrollados. Los casos más comunes de diarrea relacionados con los alimentos se deben a alimentos que no fueron refrigerados correctamente.

Para reducir el riesgo de diarrea relacionada con bacterias, es importante cocinar la carne, las aves y los huevos completamente. También es imprescindible lavarse las manos, las superficies y los utensilios utilizados. Refrigera los alimentos rápidamente, no los dejes a temperatura ambiente más de lo necesario.

Causas virales de la diarrea

Algunas infecciones virales pueden causar diarrea y vómitos. Estas cepas virales son muy contagiosas, viajan fácilmente desde las manos sin lavar a otras manos. Las bebidas compartidas, utensilios y alimentos contaminados también proporcionan un pasaje para estos virus hasta los estómagos desprevenidos. Las personas que ya no tienen los síntomas o que nunca experimentaron síntomas de diarrea pero que fueron contaminados, a veces, pueden propagar estos virus.

Al igual que con las bacterias, es importante lavarse bien las manos, mantener las cocinas limpias y utilizar el sentido común para no contaminarse con estos virus. Si tú o alguien que conoces tiene diarrea, no comas ni bebas nada de los mismos contenedores. Es posible que nunca sepas a ciencia cierta si una bacteria o virus te causó la diarrea, ya que los síntomas y los períodos de incubación son a menudo los mismos. En cualquiera de los casos, la diarrea y el malestar estomacal deben calmarse en aproximadamente dos o tres días.

Causas de la diarrea del viajero

Dependiendo del país al que viajes, entre el 30% y el 70% de los viajeros sufren un ataque de diarrea y vómitos, por cortesía del agua y los alimentos locales contaminados. Si viajas a un país en vías de desarrollo, evita comer alimentos crudos y sin pelar y no bebas agua del grifo. Come sólo alimentos cocidos y preparados en una cocina limpia. Bebe únicamente agua embotellada, incluso para cepillarte los dientes. Si tomas refrescos, no te pongas cubitos de hielo en el vaso. Por lo general, la diarrea del viajero tarda unas 12 horas en salir de tu sistema.

Causas de la diarrea crónica

A veces la diarrea no desaparece por sí sola. La diarrea crónica tiene muchas causas posibles, incluyendo algunos medicamentos o intolerancia a ciertos alimentos. Los combates persistentes y repetidos de diarrea también pueden ser un signo de una condición subyacente grave.

Diarrea causada por medicamentos

A veces los buenos medicamentos conducen a la diarrea. A medida que más pacientes son tratados con antibióticos, se ven más casos de colitis seudomembranosa. Los antibióticos además de matar las bacterias malas también pueden matar las bacterias buenas que protegen nuestros intestinos. Irónicamente, los antibióticos para el tratamiento de un tipo de infección pueden hacer que el paciente sea más vulnerable a este otro tipo de infección.

Los medicamentos para la presión arterial, contra el cáncer y los antiácidos también pueden desencadenar diarrea. Si tomas cualquiera de estos medicamentos y experimentas diarrea frecuente o continuada, informa a tu médico.

Causas de diarrea aguda

Diarrea causada por intolerancia a los alimentos

La diarrea puede ser el resultado de un problema corporal para digerir ciertos alimentos. La diarrea puede desencadenarse a raíz de ingerir productos lácteos y edulcorantes artificiales. La comida no digerida causa náuseas, diarrea, calambres y gases, normalmente pasados de 30 minutos a dos horas después de entrar en tu sistema.

La intolerancia a la lactosa afecta a muchos millones de personas. El impacto de la intolerancia a la lactosa varía. Algunas personas pueden beber pequeñas cantidades de leche en el té o café sin experimentar malestar estomacal. Algunas pueden comer queso o yogur, que tienen menos lactosa que la leche. Ten en cuenta el tipo y la cantidad de productos lácteos que comes y su efecto en tu cuerpo. También puedes hablar con tu médico acerca de los suplementos dietéticos que pueden mejorar la digestión de los productos lácteos.

Diarrea causada por enfermedades crónicas

La diarrea que no desaparece puede ser un síntoma que te permita saber que tienes una condición médica no tratada. Si la diarrea dura más de tres días, pregúntale al médico si puedes tener cualquiera de estas enfermedades que causan diarrea:

  • El síndrome del intestino irritable. Un trastorno común que causa calambres, distensión abdominal, diarrea y malestar abdominal general. A menudo, cambios simples en el estilo de vida y la dieta pueden controlar el síndrome del intestino irritable.
  • La enfermedad inflamatoria intestinal. El tracto digestivo inflamado y dañado reduce su capacidad para absorber y entregar nutrientes al cuerpo. El médico puede ayudarte a reducir los síntomas y el daño de la enfermedad inflamatoria intestinal.
  • La enfermedad celíaca. Cuando las personas con la enfermedad celíaca comen gluten, su sistema inmunológico ataca el revestimiento de los intestinos. El gluten es una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada. A menos que se gestione la condición, con el paso del tiempo, los intestinos pueden perder su capacidad de absorber los nutrientes.
  • Diabetes.
  • Hipertiroidismo.
  • Enfermedad de Addison.
  • Pancreatitis crónica.