Causas de bradicardia

Si tienes bradicardia significa que tu corazón late muy lentamente. Para la mayoría de la gente, una frecuencia cardíaca de 60 a 100 latidos por minuto en reposo se considera normal. Si tu corazón late menos de 60 veces por minuto, es más lento de lo normal.

Causas de bradicardia

Una frecuencia cardíaca lenta puede ser normal y saludable. O podría ser una señal de un problema en el sistema eléctrico del corazón.

Para algunas personas, una frecuencia cardíaca lenta no causa ningún problema. Puede ser un signo de estar en muy buena forma. Los adultos jóvenes y los atletas saludables suelen tener frecuencias cardíacas de menos de 60 latidos por minuto.

En otras personas, la bradicardia es un signo de un problema con el sistema eléctrico del corazón. Esto significa que el marcapasos natural del corazón no funciona bien o que las vías de conducción eléctrica del corazón se interrumpen o se alteran. En las formas graves de bradicardia, el corazón late tan lentamente que no bombea suficiente sangre para satisfacer las necesidades del cuerpo. Esto puede causar síntomas y puede ser potencialmente mortal.

Tanto los hombres como las mujeres mayores de 65 años tienen más probabilidades de desarrollar un ritmo cardíaco lento que requiere tratamiento. Con frecuencia, a medida que una persona envejece, el sistema eléctrico del corazón no funciona de forma normal como solía hacerlo.

La bradicardia puede ser causada por:

  • Los cambios en el corazón que son el resultado del envejecimiento.
  • Las enfermedades que dañan el sistema eléctrico del corazón. Estas incluyen la enfermedad de las arterias coronarias, ataque al corazón e infecciones como la endocarditis y miocarditis.
  • Condiciones que pueden retrasar los impulsos eléctricos a través del corazón. Algunos ejemplos incluyen tener un bajo nivel en la función tiroidea (hipotiroidismo) o un desequilibrio de electrolitos, como el exceso de potasio en la sangre (hiperpotasemia).
  • Algunos medicamentos para el tratamiento de problemas del corazón o hipertensión, como los betabloqueantes, antiarrítmicos y digoxina.

Síntomas de la bradicardia

Un ritmo cardíaco muy lento puede causarte:

  • Mareos o aturdimiento.
  • Te cuesta respirar (falta de aire) y hacer ejercicio o moverte.
  • Fatiga.
  • Dolor de pecho o sensación de que tu corazón late con fuerza o un aleteo (palpitaciones).
  • Confusión y problemas de concentración.
  • Debilitamiento, una frecuencia cardíaca lenta provoca una caída en la presión arterial.

Algunas personas no experimentan síntomas o sus síntomas son tan leves que se creen que son sólo una parte normal del proceso de envejecimiento.

Causas de bradicardia sinusal

Puedes averiguar a qué velocidad está latiendo tu corazón simplemente tomándote pulso. Si tu ritmo cardíaco es lento o irregular, habla con tu médico.

Tratamiento de la bradicardia

El tratamiento de la bradicardia depende de qué la está causando. El tratamiento también depende de los síntomas. Si la bradicardia no causa síntomas, por lo general no se trata.

  • Si el daño al sistema eléctrico del corazón hace que tu corazón lata demasiado lento, es probable que tengan que ponerte un marcapasos. Un marcapasos es un dispositivo que se coloca debajo de la piel y que ayuda a corregir el ritmo cardíaco lento. Las personas mayores de 65 años tienen más probabilidades de tener un tipo de bradicardia que requiere un marcapasos.
  • Si otro problema médico, como el hipotiroidismo o un desequilibrio electrolítico, está causando un ritmo cardíaco lento, el tratamiento de este problema puede curar la bradicardia.
  • Si un medicamento está causando que tu corazón lata demasiado despacio, tu médico puede ajustarte la dosis o recetarte un medicamento diferente. Si no puedes dejar de tomar ese medicamento, puedes necesitar un marcapasos.

El objetivo del tratamiento es aumentar tu ritmo cardíaco para que tu cuerpo reciba la sangre que necesita. Si no se trata una bradicardia grave, puede conducir a problemas graves. Estos pueden incluir desmayos y lesiones por desmayos, así como convulsiones o incluso la muerte.