Causas de bolsas en los ojos

A nadie le gusta mirarse en el espejo y ver las bolsas bajo los ojos, pero es una experiencia con la que casi todas las personas mayores de 20 años, están familiarizadas. Y cuanto más envejeces, más a menudo las encontrarás allí, bajo tus ojos, cuando te mires al espejo por la mañana. Varios factores influyen en este fenómeno facial y las bolsas que notas debajo de tus ojos cuando tienes 20 años pueden ser muy diferentes de las que se desarrollan cuando tienes 40. De cualquier forma, pueden hacer que te veas más cansado y más viejo de lo que eres en realidad.

Causas de bolsas en los ojos

Una de las mayores razones por las que aparecen las bolsas debajo de los ojos es genética, porque tus padres también las tienen. Está en tus genes, y aparte de la cirugía plástica, no hay mucho que se pueda hacer al respecto. Cuando uno es joven, la falta de sueño, la falta de ejercicio, una dieta llena de alimentos salados y la retención de líquidos también puede conducir a las bolsas en los ojos. Las infecciones sinusales también pueden causarlas, al estirar constantemente la piel debajo de los ojos. Si notas que tienes bolsas bajo los ojos a primera hora de la mañana, pero generalmente se te van al mediodía, probablemente significa que están siendo causadas ​​por la retención de líquidos. Puedes reducirlas simplemente utilizando una almohada extra para elevar tu cabeza mientras duermes.

A medida que envejeces, las bolsas bajo los ojos se convertirán en un accesorio más permanente. Es una parte natural del envejecimiento y es algo con lo que todos tenemos que lidiar tarde o temprano. La razón es simple: Todos tenemos grasa en la cara, y se mantiene en su lugar por los ligamentos y los músculos. A medida que envejecemos, los ligamentos y los músculos se debilitan, y todo comienza a ceder, haciendo que la grasa sea más visible. Algo similar sucede dentro de nuestra piel: los niveles de colágeno disminuyen con la edad, haciendo que la piel pierda su elasticidad y comienza a caerse en todas partes, incluyendo la cara. En cualquier caso, es posible que tengas que hacerte algún tipo de procedimiento cosmético para tratar el tema.

Por lo tanto, los factores que pueden conducir a las bolsas o la hinchazón en los ojos, incluyen:

  • Retención de líquidos debido a los cambios en el clima, los niveles de hormonas o por la ingesta de alimentos salados.
  • No dormir las suficientes horas.
  • Alergias o dermatitis, especialmente si la hinchazón viene acompañada de enrojecimiento y picazón.
  • Herencia genética.