Causas de anemia

Muchas personas están en riesgo de anemia debido a la mala alimentación, trastornos intestinales, las enfermedades crónicas, infecciones y otras condiciones. Las mujeres que están menstruando o que están embarazadas y las personas con condiciones médicas crónicas están en mayor riesgo de padecer esta enfermedad. El riesgo de anemia aumenta a medida que envejecemos. Las personas que se involucran en actividades atléticas vigorosas, como correr o el baloncesto, pueden desarrollar anemia como resultado de la descomposición de los glóbulos rojos en el torrente sanguíneo.

Causas de anemia

Cualquier proceso que pueda perturbar la vida normal de un glóbulo rojo puede causar anemia. La esperanza de vida media de un glóbulo rojo es de unos 120 días. Los glóbulos rojos se producen en la médula ósea.

La anemia es causada fundamentalmente a través de dos vías básicas:

  • Una disminución en la producción de glóbulos rojos o hemoglobina.
  • Un aumento en la pérdida o destrucción de las células rojas de la sangre.

La clasificación más común de la anemia (niveles bajos de hemoglobina) está basada en el volumen medio Corposcular (VMC) que significa el volumen medio de glóbulos rojos individuales.

  • Si el VMC es bajo (menos de 80), la anemia está categorizada como anemia microcítica (volumen de células bajo).
  • Si el VMC está en el rango normal (80-100), se llama anemia normocítica (volumen celular normal).
  • Si el VMC es alto, entonces se llama anemia macrocítica (volumen de células grandes).

En cuanto a cada uno de los componentes de un conteo sanguíneo completo (CSC), especialmente el VMC, un médico puede recopilar pistas sobre la que podría ser la razón más común para la anemia en cada paciente.

Si tienes alguna de las siguientes condiciones crónicas, es posible que estés en mayor riesgo de desarrollar anemia:

  • Artritis reumatoide u otra enfermedad autoinmune.
  • Enfermedad renal.
  • Cáncer.
  • Enfermedad hepática.
  • Enfermedad de tiroides.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa).

Los signos y síntomas de la anemia pueden pasarse por alto fácilmente. De hecho, muchas personas no se dan cuenta de que tienen anemia hasta que se identifica en un análisis de sangre.

Causas de la anemia ferropénica

La anemia ferropénica es el tipo más común de anemia. Esto ocurre cuando no tienes suficiente hierro en el cuerpo. La deficiencia de hierro generalmente se debe a la pérdida de sangre, pero en ocasiones puede ser causada por una mala absorción del hierro. El embarazo y el parto consumen una gran cantidad de hierro y por lo tanto, puede resultar en anemia relacionada con el embarazo. Las personas que se han sometido a una cirugía de bypass gástrico para bajar de peso o por otras razones también pueden tener deficiencia de hierro debido a la mala absorción.

El hierro es un importante componente de la hemoglobina y esencial para su correcto funcionamiento. La pérdida crónica de sangre debida a cualquier razón, es la principal causa de un bajo nivel de hierro en el cuerpo, ya que agota las reservas de hierro del organismo para compensar la pérdida continua de hierro.

Las mujeres jóvenes son propensas a tener un bajo grado de anemia por deficiencia de hierro debido a la pérdida de sangre cada mes a través de la menstruación normal. Esto, generalmente no presenta síntomas principales, ya que la pérdida de sangre es relativamente pequeña y temporal.

Otra razón común para la anemia por deficiencia de hierro son las hemorragias recurrentes o pequeñas hemorragias continuas provocadas, por ejemplo, por el cáncer de colorrectal o las úlceras estomacales. La hemorragia por úlcera de estómago puede ser inducida por medicamentos, incluso por los medicamentos sin receta más comunes como la aspirina y el ibuprofeno (Advil, Motrin). La supuración lenta y crónica de estas úlceras puede llevar a la pérdida de hierro. Poco a poco, esto podría resultar en anemia. En los lactantes y niños pequeños, la anemia por deficiencia de hierro se debe más a menudo por una dieta baja en hierro.

Causas de falta de hierro

Causas de la anemia por deficiencia de vitamina

La anemia por deficiencia de vitamina puede ser consecuencia de los bajos niveles de vitamina B12 o folato (ácido fólico), por lo general debido a la mala ingesta dietética. La anemia perniciosa es una condición en la cual la vitamina B12 no puede ser absorbida en el tracto gastrointestinal.

Este tipo de anemia puede ocurrir en las personas que son incapaces de absorber la vitamina B12 de los intestinos debido a una serie de razones.

  • Los vegetarianos estrictos están en riesgo si no toman suplementos vitamínicos adecuados.
  • Alcohólicos crónicos (a largo plazo).
  • Las personas que tienen una estructura o función anormal del estómago o los intestinos dando lugar a la alteración en la absorción de vitamina B12 a pesar una ingesta adecuada.

Esto, típicamente da lugar a la anemia macrocítica (gran volumen de células sanguíneas). La vitamina B12, junto con el ácido fólico, está implicada en la fabricación de la molécula de hemo que es una parte integral de la hemoglobina. La deficiencia de folato, también puede ser la culpable de la anemia. Ésta, también puede ser causada por la absorción inadecuada, el bajo consumo de vegetales de hojas verdes y el consumo excesivo de alcohol durante mucho tiempo.

Causas de la anemia aplásica

La anemia aplásica es una rara forma de anemia que se produce cuando el cuerpo deja de producir suficientes glóbulos rojos. Las causas más comunes son las infecciones virales, la exposición a productos químicos tóxicos, drogas y enfermedades autoinmunes. La anemia aplásica idiopática es el término utilizado cuando no se conoce la razón de la baja producción de glóbulos rojos.

Causas de la anemia hemolítica

La anemia hemolítica se presenta cuando los glóbulos rojos se descomponen en el torrente sanguíneo o en el bazo. La anemia hemolítica puede ser debida a causas mecánicas (válvulas cardíacas con fugas o aneurismas), infecciones, trastornos autoinmunes o anormalidades congénitas en los glóbulos rojos. La anomalías heredadas pueden afectar a la estructura o función de la hemoglobina o los glóbulos rojos. Algunos ejemplos de anemias hemolíticas hereditarias incluyen diversos tipos de talasemia y bajos niveles de enzimas tales como la glucosa-6 fosfato deshidrogenasa. El tratamiento dependerá de la causa. Algunos ejemplos de la anemia hemolítica incluyen la enfermedad hemolítica del recién nacido, la anemia hemolítica inducida por la medicación, transfusión relacionada con la hemólisis y anemia hemolítica autoinmune.

Causas de la anemia de células falciformes

La anemia de células falciformes es una anemia hemolítica hereditaria en la que la proteína de la hemoglobina es anormal, causando que las células rojas de la sangre sean rígidas y obstruyan la circulación debido a que son incapaces de fluir a través de los vasos sanguíneos pequeños.

Anemia causada por otras enfermedades

Algunas enfermedades pueden afectar a la capacidad del cuerpo para producir glóbulos rojos. Por ejemplo, algunos pacientes con enfermedad renal desarrollan anemia debido a que los riñones no fabrican suficiente cantidad de la hormona eritropoyetina para señalar a la médula ósea que debe producir nuevos glóbulos rojos. La quimioterapia se utiliza para tratar varios tipos de cáncer y a menudo deteriora la capacidad del cuerpo para producir nuevos glóbulos rojos, por lo que la anemia a menudo resulta de este tratamiento.